Caldos sin grasa / bajos en grasa

Caldos sin grasa / bajos en grasa

El caldo es un plato común en muchas culturas

Las sopas y los caldos son alimentos que forman parte de la cocina tradicional en las distintas culturas. Son un plato muy antiguo cuyo origen está en la necesidad de ablandar con agua hirviendo los alimentos más duros que no se podían masticar en crudo. Pronto vieron que como el agua de la cocción tomaba el sabor de los productos, también se podía consumir como caldo.

Del caldo, un 90% es agua y por ello es un alimento que ayuda a mantener una correcta hidratación.  Durante el invierno los caldos aportan calor y nos dan sensación de confort.

El agua es un componente esencial en la dieta. El agua representa el componente principal del cuerpo humano, constituyendo entre el 50-70% del peso corporal. Por lo que mantener  una hidratación adecuada es imprescindible para mantener la salud física y mental.

Es importante asegurar una adecuada ingesta diaria de líquidos, ya sean infusiones, sopas, caldos, cremas… Un adulto debería consumir seis o más raciones de agua al día (lo que equivale a 1,5-2L).

 

Beneficios del caldo en nuestra dieta

Con toda esta información nos queda claro que es muy recomendable incluir en nuestra dieta, de forma habitual, alimentos como los caldos y las sopas, para mantener una buena hidratación y también un control de las calorías consumidas, ya que los caldos no tienen grasas o tienen muy pocas.  Lo que hace aumentar el número de calorías en un caldo son los ingredientes que más adelante le añadimos para preparar una rica sopa.

Las sopas son fáciles de preparar y pueden llevar multitud de ingredientes lo que permite jugar con un amplio abanico de texturas y sabores.

Si bien las grasas nos aportan energía y son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, tenemos que tener muy claro que deben representar entre el 30 y el 35% del total de calorías que consumimos diariamente.

Entre los caldos preparados que encontramos en el mercado, existe una amplia variedad de posibilidades. Encontramos los caldos convencionales como los de pollo, verduras, pescado… pero también nuevas e innovadoras propuestas como el Caldo Azteca o el Caldo Genmai Miso, ambos con un bajo contenido de grasas que contribuyen a llevar una dieta variada y equilibrada y que además están elaborados con ingredientes de cultivo ecológico.

 

Fuentes:

*Hábitos de alimentación saludable. Guía práctica.Instituto Omega 3. SENC (Sociedad Española Nutrición Comunitaria)

*¿Qué nos dice el etiquetado de alimentos?. Guía para su mejor comprensión. CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) Diciembre 2007.

*Hábitos alimentarios saludables. CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) Diciembre 2008.

2017-11-20T08:47:33+00:00 febrero 1st, 2016|Info salud|