La sopa de miso, una sopa mitológica

La sopa de miso, una sopa mitológica

La Sopa de Miso es una sopa japonesa que se elabora con Miso como ingrediente principal. Es uno de los platos principales de la gastronomía japonesa y se prepara principalmente con dos ingredientes: el miso y las algas. Se le acostumbra a añadir taquitos de tofu, cebolleta y puerro, aunque podemos añadirle todo tipo de verduras, carnes, pescados o setas. Aunque existan muchas variedades de miso, dependerá de la región de Japón del tipo de ingredientes y de miso que se use.

La sopa de miso se toma tanto en el desayuno, como en la comida o la cena y se suele acompañar con arroz blanco y, en invierno. Es un plato muy antiguo pero se popularizó durante el periodo Muromachi, comprendido entre el 1.392 y el 1.573.

Secretos del miso

Cuenta la mitología japonesa que el miso fue un regalo que los dioses hicieron a la humanidad, para así garantizar la salud, la longevidad y la felicidad. El miso es una pasta hecha a base de la fermentación de habas de la soja y sal. Aunque también se le añade arroz, cebada o trigo. Esta fermentación es un proceso que puede llegar a durar hasta 3 años.

¿Y de dónde proviene su nombre? La palabra miso significa fuente de sabor.

 

Variedades de miso

Debido al clima, las costumbres y los alimentos que se tenía a su alrededor, ha hecho que aparezcan diferentes tipos de miso. Hay muchos tipos de miso pero los más conocidos son los siguientes:

  1. Hatcho Miso: a base de soja, es por esto que es el más proteico. De sabor más fuerte y salado, es ideal cuando hace frío.
  2. Komé Miso: a base de soja y de arroz blanco. De sabor suave y dulce, es ideal para el verano. Era el más consumido por los samuráis y la aristocracia.
  3. Genmai Miso: a base de soja y arroz integral. El hecho que el arroz sea integral hace que mejore la cantidad de nutrientes, aunque el proceso de fermentación sea más complejo.
  4. Mugí Miso: a base de soja y cebada.
  5. Miso Soba: contiene trigo sarraceno.
  6. Taima Miso: contiene semillas de cáñamo.
  7. Miso Natto: que contiene cebada y jengibre.

Según el país, se le puede llamar de distintas maneras, es decir; en China se conoce cómo Taucheo, Dajiang, o Jiang. En cambio, en Corea, se le llama Jang, Dwenjang. En Indonesia, se le llaman Tautjo o Tauco. En Japón se producen aproximadamente unas 600.000 toneladas de miso al año, y aproximadamente menos de un 1% se exporta.

 

¿Y el Alga Wakame?

El Alga Wakame es una alga comestible que es usada para elaborar la sopa de miso en Japón. Según la medicina tradicional china, se utiliza para purificar la sangre, para mejorar la calidad del pelo, de la piel y de los órganos. Se cultiva desde hace muchos años en Japón y en Corea, pero desde 1985 también en la región de la Bretaña, en Francia. Sus hojas verdes y el sabor dulce que tiene hacen de esta alga un ingrediente en la gastronomía oriental.

 

En China se la conoce con el nombre de quandaicai, en Corea miyeok  y en Francia fougère.

 

En definitiva, que se trata de una variedad de alga utilizada en la cocina japonesa, sobre todo gracias a su versatilidad. Es un alimento rico en calcio y otros nutrientes y minerales, y es un complemento vegetal para numerosos platos.

 

Dos ingredientes esenciales para preparar una sopa de miso de la manera más auténtica.

 

2017-11-20T09:04:08+00:00 octubre 8th, 2014|Info salud, Noticias|