Da la bienvenida a septiembre ¡con una sonrisa!

Da la bienvenida a septiembre ¡con una sonrisa!

 

Agosto termina y con él nuestro verano, es el momento de afrontar la realidad: volvemos a la rutina.

Terminar las vacaciones de verano puede suponer un paso muy difícil tanto para mayores como pequeños: hablamos de un cambio en los hábitos diarios, volver a tener obligaciones, madrugar… Parece que la rutina sólo trae cosas malas. Sin embargo, es muy importante aprender a afrontar estos cambios para así poder empezar con buenos hábitos y muchas ganas. La desgana puede llevar a la depresión y a lo que se conoce como “síndrome post-vacacional”, que nos impide concentrarnos o tomar decisiones y que tiene consecuencias tanto físicas (cansancio, dolor muscular…) como psíquicas (irritabilidad, nerviosismo…). Hoy nos gustaría daros algunos consejos para hacer más llevadera la vuelta al trabajo.

Lo más importante es recobrar nuestros hábitos rutinarios paulatinamente: empezar a madrugar, ir a dormir pronto, organizar la vuelta al cole/trabajo… Si vamos poco a poco conseguiremos adaptarnos mejor y tomarnos las cosas con muchas más ganas y buen humor.

No debemos olvidar que durante las vacaciones somos más propensos a olvidar nuestra dieta y hábitos saludables. Tomamos muchos helados, granizados y batidos, comemos y cenamos cuando queremos, no tenemos un horario establecido… Un buen comienzo es el de organizar nuestros menús, empezar a comer y cenar a la misma hora y recuperar el consumo de alimentos más saludables. De este modo sentamos las bases para empezar con buen pie y acostumbrar nuestro cuerpo a una dieta equilibrada, regular nuestras funciones y organismo.

Otra de las cosas que podemos hacer para mejorar nuestra adaptación es la de planificar actividades de ocio o salidas de fin de semana. No hay nada mejor que esperar con ganas que llegue el día en que sabemos que lo pasaremos bien. De este modo conseguiremos mantenernos motivados y no perder las ganas de trabajar. También ayuda mucho no estancarnos en “lo bien que lo pasamos en vacaciones”: ni las vacaciones son tan perfectas, ni la rutina tan desagradable. Debemos esforzarnos en encontrar elementos placenteros en nuestro día a día para así hacer nuestra rutina mucho más agradable ¡no olvidemos que la vida no acaba con las vacaciones!

Practicar algún deporte nos ayuda también a poner nuestro cuerpo a punto para nuevos retos: es una buena manera de empezar poco a poco a adaptarnos al cambio sin estancarnos en la pena. Movernos y estar al aire libre nos permite activarnos y tomarnos la vida con mejor humor.

Puede que no sea para tanto, pero “la vuelta al cole” nos afecta a todos en mayor o menor medida: aplica estos consejos y verás que todo se hace más llevadero. No olvides que para pasarlo bien y estar relajados no hace falta estar de vacaciones: trabaja para crear tu propio oasis de tranquilidad en el día a día y la vuelta al trabajo se hará mucho más soportable. El periodo de adaptación es corto y cuando quieras darte cuenta ¡el verano volverá!

2017-10-31T08:06:23+00:00 agosto 29th, 2016|Destacado, Info salud, Noticias, Prensa|